lunes 20 de octubre de 2014 | 05:43
Columnas

Maltrato animal, un escalón para la violencia social

Mariana Velasco Calas @marianacalas lun 15 abr 2013 05:05

"Cualquiera que esté acostumbrado a menospreciar la vida de cualquier ser viviente está en peligro de menospreciar también la vida humana."Albert Schweitzer, premio Nobel de la Paz 1952.

Cuantas veces no hemos escuchado el tan común denominador de un pueblo pequeño y tranquilo en Estados Unidos de América atacado, víctima de un demente que atenta contra niños inocentes mientras están sentados en su salón de clases, tal es el trágico caso de la ciudad de Sandy Hook de Newtown, Connecticut, donde un joven de 24 años mata alrededor de 27 personas, entre ellos 20 niños de alrededor de 5 y 10 años de edad o el fatal desenlace del estreno de la película de Batman, en Aurora, Colorado que deja un saldo de al menos 12 muertos y 50 heridos. Y así podría continuar con una serie de hechos entristecedores que conmueven a la sociedad entera.

En México no estamos tan lejos de llegar a estos extremos de violencia.  Si bien es verdad que nadie nace siendo un asesino en serie, los primeros seis años son pieza clave para la formación de un niño y el forjamiento de una mente criminal, ya son que años decisivos en los que se crea  una personalidad y se establecen creencias, se aprende a diferenciar lo bueno de lo malo.  

Según Ressler, propulsor del Programa de Detención de Criminales Violentos, expone después de una serie de estudios realizados, que la mayoría de los asesinos, tienen trastornos mentales debido a acontecimientos en su infancia, provienen de una familia poco funcional, divorcios, falta de algún padre lo que ocasiona problemas de conductuales desde temprana edad. A los doce años aún es viable que un niño pueda encontrar una figura de autoridad y forjamiento de valores.

La pregunta ahora es, ¿De qué manera repercute socialmente el maltrato de animal en la violencia? “Está comprobado que todos los asesinos seriales, maltrataron, torturaron y mataron animales en su infancia o juventud” Ressler.

Existe un fuerte patrón de que la mayoría de los asesinos en serie en Estados Unidos de América tienen una tendencia en la matanza y maltrato a los animales, simplemente por diversión. Actitud que hace que un ser humano pierda la sensibilidad hacia la vida misma, ya que así como es fácil matar a un animal, después no les resulta difícil hacer lo mismo con seres humanos, sobre todo aquellos que parecen ser más débiles.

La violencia generalmente se da de personas que son de mayor jerarquía, los animales representan debilidad, son criaturas indefensas que mantienen una relación muy estrecha con los seres humanos, ya que depende invariablemente de éstos.

Existen muchas familias donde se dan casos de violencia, generalmente hacia los miembros más débiles: los niños. Derivado de esto, hay niños que maltratan animales. Estudios psicológicos demuestran que el hecho de que un niño maltrate a su mascota es porque de algún modo existe violencia en el entorno que se desenvuelve. De tal modo que el niño intenta demostrar su autoridad con el único miembro que es más débil que él.

Los animales realmente forman parte fundamental en una sociedad, ya que si se muestra respeto a éstos seres que no tienen voz, entonces un ser humano será capaz de respetarse a sí mismo, manifestando respeto a los más pequeños.

Era indignante como hace apenas un par de meses en México no se hacía nada al respecto sobre la violencia animal, existe un caso muy peculiar del cual quisiera hacer mención. Hace alrededor de tres años en Nayarit, cuatro adolecentes por diversión deciden tomar a un perro de la calle, al cual llaman por el nombre de: “Callejerito”, éstos cuatro muchachos se reúnen una tarde y como pasatiempo ponen a Callejerito en un terreno desigual con dos perros pit bull los cuales lo atacan  por mucho tiempo hasta dejar a Callejerito sin vida, mientras tanto los cuatro adolecentes disfrutan con gran placer y muchas carcajadas “El magnífico espectáculo” y como si esto fuera un acto digno de presumirse, difunden el video en las redes sociales.

Como es de esperarse la sociedad tiene una reacción ante éste humillante acto, en el cual estos cuatro jóvenes gozan del sufrimiento de una pobre criatura, varias personas deciden comentar en el video publicado, amenazando y señalando a los cuatro jóvenes por el acto tan cruel que gravaron y subieron a la red, que seguramente no era el primero que hacían.

Y la reacción del gobierno, “siempre tan acertada” es la de brindar seguridad a los cuatro adolecentes, porque después de la serie de amenazas su vida se encontraba en peligro. La sociedad justamente enojada ante ésta gran injusticia hace saber su inconformidad al gobierno. El gobierno, con tal de tener contenta a la sociedad inconforme, entonces decide cobrarle a los agresores una ridícula multa de $381.00 pesos entre los cuatro. El día de hoy esos cuatro jóvenes caminan por la ciudad son ningún cargo.

Después de todo, México es un país en donde todo se puede, un país en donde no pasa nada, donde los animales son vistos como objetos. Derivado de todas éstas quejas a partir del 31 de enero del año en curso solo en el Distrito Federal es un delito el maltrato animal. La nueva reforma propone castigar de dos a cuatro años de prisión y de 200 a 400 días de multa, a quien de manera intencional cometa actos de maltrato o crueldad en contra de cualquier especie animal no humana provocándole la muerte.

Lastimosamente las leyes en México no siempre son iguales para todos, no importan que tan deplorables sean, más bien se castiga contra quien fueron cometidas. Lo alarmante de esto es que si no se hace algo en el resto de los estados de la república, los índices de violencia continuarán generando cada vez más violencia tras una cadena de insensibilidad hacia la vida. Cuidemos a los más débiles, a aquellos que necesitan de nuestra protección y dependen de nosotros.