sábado 25 de octubre de 2014 | 04:07
Columnas

La Marca Tony  Gali, no debe gracorizarse

Edurne Ochoa Ledezma @edurneochoa lun 15 abr 2013 05:20

El desafío de los creadores de campañas, storytellers y BrandPols pasa por un momento de falta de creatividad y contenidos.

Es necesario asumir que existe un cambio en la diferencia de consumir de los ciudadanos.

El  elector no vota por las promesas de un candidato, sino por el impacto emocional que esas palabras producen en la mente del ciudadano.

La funcionalidad de un candidato se construye en el imaginario colectivo con estímulos visuales, atributos personales del candidato, propuestas y viabilidad de implementación.

La principal función de la gestión de una Marca Política es generar confianza, e implementar sensaciones en la mente de los electores, para evitar la crisis a nivel percepción en la decisión del elector.

Veamos

La semana pasada el IEE aprobó el incluir “apodos”, que en este caso son MARCAS políticas.  Fue una noticia que en general no hizo mucho ruido en los medios. 

Sin embargo, fue un golpe maestro favorable a Tony Gali.  Para los que nos dedicamos al marketing político siempre ha sido un reto migrar las campañas de gente que en lo colectivo los identifican con un apodo o su apócope.  Al final el votante tiene que decidir por una lista de nombres.

Poder incluir La marca del individuo es sin duda una ventaja para el candidato de la coalición Puebla Unida, pues en la boleta se podrá leer, si así lo desean:

“ Tony Gali “

Su primera aparición me pareció buena, a pesar de que varios elementos saltaron a mi vista los cuales me recuerdan la campaña de Graco Ramírez.

I: Tony Gali supo implementar de manera adecuada su Racc de Indumentaria, entendió que existen diferentes auditorios a los cuales se les debe hablar con los estímulos no verbales. El uso de la casaca con la Marca PAN en Azumiatla le permitió acercarse de manera efectiva a su público, dejando de lado el Blazer que lo acompañó en el registro.

II: Por otro lado, vimos una imagen ambiental llena de historias y  emociones, las cuales acompañaron el discurso de Gali. Entendieron que el auditorio no recordaría lo que el candidato diría, SI lo que les haría sentir.

III: El storytraining  fue altamente emocional, con buenos tiros de precisión y apelando a  símbolos de pertenencia como “ser poblano”.

IV: Al mismo tiempo la Marca Tony Gali, nos habla de orgullo y lazos fuertes con la familia, elemento que para el elector conservador y poblano resulta altamente rentable.

El equipo de Gali Fayad me parece, ha comprendido que LA MARCA es un elemento clave en la construcción de una campaña de alto impacto.