jueves 24 de abril de 2014 | 01:14
Columnas

En órbita. El abstencionismo no es invencible

Marcelo Salinas @msalinas21 lun 15 abr 2013 17:44

Una realidad política electoral innegable en Quintana Roo es que el abstencionismo ha sido un rival difícil de combatir, sobre todo en las ciudades con mayor población, aunque no siempre con perfil turístico, como se piensa.

Por ejemplo, en las elecciones del próximo 7 de julio se prevé mayor abstencionismo en Solidaridad (Playa del Carmen), Benito Juárez (Cancún) y Othón P. Blanco (Chetumal); es decir, donde la población total supera los 100 mil habitantes.

La gente de Lázaro Cárdenas, José María Morelos, Isla Mujeres y Felipe Carrillo Puerto muestra mayor participación en los procesos locales, lo mismo que en Bacalar, Tulum y Cozumel. Este último con una población superior a los 100 mil habitantes y que depende del turismo casi en su totalidad.

La creencia de que en un polo turístico pocos votan lo aclaró el consejero presidente del Instituto Electoral de Quintana Roo (IEQROO), Jorge Manríquez Centeno, con su ponencia “Democracia, Partidos Políticos y Blindaje Electoral”, celebrada en la Universidad Intercultural Maya, en José María Morelos, municipio con votación ejemplar.

Las cifras de la Dirección de Organización del Instituto son elocuentes: en el proceso ordinario de 2010, el porcentaje de participación más alto fue en Lázaro Cárdenas con 76.75 por ciento, seguido por José María Morelos con 76.27 %, Isla Mujeres con 70.63 %, y Felipe Carrillo Puerto con 69.83 %.

En contraste, Solidaridad registró una participación de 36.66 %, Benito Juárez con 37.19 % y Othón P. Blanco con 43.90 %.

¿A qué se debe? Manríquez Centeno asegura que la participación tiene diferentes perspectivas, tanto sociales como políticas, por lo cual en las zonas rurales los ciudadanos tienden a organizarse debido a la preocupación especial por su entorno social. Por eso se involucran en actividades que pretenden un beneficio colectivo, más en aquellas que conllevan la celebración de actos masivos, como los comicios.

Además, plantea el árbitro comicial, los habitantes de esas regiones muestran interés en desempeñar su responsabilidad ciudadana, fortalecer el sentido de arraigo y desarrollar la pertenencia con su comunidad.

A diferencia, ciudades como Playa del Carmen y Cancún, donde el crecimiento poblacional supera la media nacional y el índice de movilidad es constante, en apariencia la población muestra indiferencia; pero una indiferencia provocada por la falta de tiempo y el cansancio, más que el hartazgo.

Para contrarrestar lo anterior, todas las instancias involucradas trabajan para construir ciudadanía, coordinando esfuerzos y redoblando acciones con programas permanentes.

Ahí, en la estratégica Zona Maya, Manríquez reconoció que la participación de los jóvenes tiene relevancia progresiva debido a que han adquirido una potente conciencia social, la cual debe ser atendida y orientada hacia un objetivo valioso: robustecer la democracia.

Por último, resaltó el surgimiento de jóvenes líderes en las universidades que buscan espacios para la divulgación de ideas como forma de manifestación ideológica libre, participativa y propositiva. Oportuna acción del IEQROO, que busca convencer a los jóvenes, quienes representan el 48 % del padrón electoral de Quintana Roo.