jueves 27 de noviembre de 2014 | 11:06
Columnas

Claves para entender quién ganará los próximos comicios

Rodolfo Ruiz @periodistasoy lun 15 abr 2013 07:39

En Puebla...

¿Quién ganará las elecciones del próximo 7 de julio?

Atisbar un resultado a estas alturas del proceso no es fácil, y más cuando se anticipa una competencia muy cerrada, tanto en la capital como en el resto del estado, entre las coaliciones Puebla Unida y Mover a Puebla.

Lo que sí hay que descartar, de buena vez, es la hipótesis de la negociación o del reparto de posiciones. Ese tiempo ya pasó y los actores que debían pactar el armisticio no se pusieron de acuerdo.

A nivel estatal las encuestas revelan una contienda muy pareja, aunque con matices. En la capital, por citar un caso, el PAN supera al PRI por casi 10 puntos, y por más de 15 si la medición se hace entre las alianzas Puebla Unida —conformada por el PAN, el PRD, Panal y Compromiso por Puebla— y Mover a Puebla —integrada por el PRI y el PVEM.

Sin embargo, en un escenario cara a cara sin partidos, el ex rector de la BUAP, Enrique Agüera Ibáñez, supera por unos cuantos puntos al ex secretario de Infraestructura, José Antonio Gali Fayad.

Estos mismos estudios demoscópicos revelan un ligero repunte del PRI y de las expectativas de los poblanos sobre el gobierno de Enrique Peña Nieto, y una pequeña caída del PAN y del gobernador Rafael Moreno Valle respecto a sus mediciones de enero o febrero de 2013.

En el resto de la entidad, las preferencias electorales también son muy parejas. El PAN y sus aliados van arriba en los municipios más urbanizados, y el PRI en aquellos menos urbanizados o rurales.

Choque de estructuras

Para ningún analista u observador político pasa inadvertida la circunstancia de que el gobernador Rafael Moreno Valle está lejos de ser un actor imparcial o ajeno al proceso electoral en marcha. El mandatario estatal no sólo ha sido el principal impulsor y orquestador de la coalición Puebla Unida, sino que está decidiendo —incluso por encima de las dirigencias partidistas— las principales candidaturas a presidentes municipales y diputados al Congreso del estado.

Tan importantes son para él los comicios intermedios que de su gabinete han salido, para ser candidatos u operadores electorales, el secretario de Infraestructura, José Antonio Gali; el secretario General de Gobierno, Fernando Manzanilla Prieto; la contralora Irma Patricia Leal Islas; el secretario de Salud, Jorge Fouad Aguilar Chedraui; el secretario de Turismo, Ángel Trawuitz Echeguren; y el secretario de Competitividad, Trabajo y Desarrollo Económico, Pablo Rodríguez Regordosa.

A la lista hay que añadir los nombres de Eukid Castañón Herrera y Miguel Ángel de la Rosa Esparza, quienes se desempeñaban como subsecretarios de Asuntos Políticos y Protección Civil, y de Vinculación y Gobernanza de la SGG; de Mario Alberto Rincón González, que estaba como encargado de despacho del Consejo Estatal de Coordinación del Sistema Nacional de Seguridad Pública; y de Néstor Octavio Gordillo Castillo, quien dejó de la Secretaría de Desarrollo Social para ser candidato a diputado federal y secretario de Elecciones del CDE del PAN.

En el cuartel priísta las cosas no son diferentes. Las delegaciones federales las están ocupando operadores electorales del partido tricolor, ex dirigentes de este partido a nivel estatal o municipal y ex funcionarios marinistas que están lejos de la neutralidad política, como Juan Manuel Vega Rayet, en la Sedesol; Nancy de la Sierra Arámburo, en Oportunidades; Germán Sierra Sánchez, en la Comisión Nacional del Agua; Alberto Jiménez Merino, en Sagarpa; José Alarcón Hernández, en la SEP; Juan de Dios Bravo Jiménez, en Liconsa; René Lechuga Fosado, en el Registro Nacional Agrario; Humberto Aguilar Viveros, en Conafor; y Vanessa Barahona de la Rosa, en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

La muestra de que el gobierno de Enrique Peña Nieto también tiene metidas las manos en las elecciones, la dio la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles Berlanga, el jueves 4 de abril al poner en marcha en Puebla la Cruzada Nacional Contra el Hambre. En su discurso, la funcionaria peñista afirmó: “Hoy venimos a sumar esfuerzos y recursos para mover a Puebla. Lo podemos hacer porque México tiene un Presidente de la República decidido a construir un país más justo, un país de derechos donde quepamos todos en condiciones de igualdad.

“Los poblanos no se resignan a que su estado siga figurando entre los más pobres del país, algo inaceptable para una entidad con tanta biodiversidad, recursos naturales, infraestructura, pluralidad, patrimonio cultural y arquitectónico. Un estado con tanto pasado y tanto futuro.

“Basta, pues, de pobreza en nuestro país. Basta de que haya mexicanos, poblanos, que vivan en condición de hambre, de carencia alimentaria. Vamos juntos a mover a Puebla. Vamos juntos a mover a México.”

Plebiscito o referéndum

Dos son los factores que influirán para que las elecciones intermedias de julio se conviertan, en buena medida, en un plebiscito o referéndum de la gestión del gobernador Rafael Moreno Valle.

Uno es el ya mencionado: la injerencia del gobernador en el proceso electoral y la postulación de sus más cercanos colaboradores y aliados como candidatos de la coalición Puebla Unida a la presidencia municipal de Puebla y al Congreso del estado.

El otro factor es de orden temático y está vinculado a dos asuntos que han polarizado los ánimos de la clase política, así como de algunos grupos y organizaciones civiles de la capital poblana: uno es el teleférico que irá de la zona histórica de los fuertes de Loreto y Guadalupe al Centro de

Convenciones. El otro es la instalación de una rueda de la fortuna gigante en el Centro Escolar Niños Héroes de Chapultepec.

Ambos proyectos, que algunos críticos del morenovallismo descalifican como ocurrencias del mandatario estatal, podrían ser un componente que en la contienda electoral le sume o le reste votos a José Antonio Gali y la coalición que lo respalda.

Fracturas y deserciones

Un elemento adicional que también podría hacer la diferencia entre ganar y perder las próximas elecciones, es cómo los partidos y coaliciones procesan sus divisiones internas con motivo del registro y selección de candidatos.

Hasta el día de hoy, quien mejor ha manejado estos conflictos es la alianza Puebla Unida, pues fuera de los panistas de la tercera vía, que esta tarde registraron a Francisco Javier Torres Sánchez como precandidato a la alcaldía poblana, la selección de aspirantes a presidentes municipales y diputados al Congreso del estado ha transcurrido en relativa calma.

Situación muy diferente a la que se presenta en las filas priístas, donde las denuncias de dedazo e imposición de candidatos, ligados a escándalos de corrupción o fenómenos de nepotismo, han sido la constante en los últimos días en municipios tan importantes como Tehuacán, Atlixco, Teziutlán, San Pedro Cholula, Huauchinango y Xicotepec de Juárez.

Correos: rruiz@e-consulta.com y periodistasoy@hotmail.com

Twitter: @periodistasoy