jueves 18 de septiembre de 2014 | 06:40
Columnas

¿Pueblos de auto-defensa?, ¿lo son?, ¿qué defienden? VIDEO

Frank Dowson @frankdowson mié 13 mar 2013 11:57

La policía comunitaria ya es una realidad en el país, los pueblos en auto defensa van en aumento, cada día observamos cómo es que los pueblos se organizan, muchas veces con las policías locales, para realizar patrullajes y retenes en entradas y salidas de sus comunidades.

Atentos, detienen a todo automóvil que trata de pasar por los limites de sus tierras; al inicio, los grupos de auto-defensa o policía comunitaria, como se le ha venido denominando, estaban armados con rifles de caza, deportivos, pistolas de bajo calibre, machetes, palos, piedras y el valor debajo de sus pantalones, sin embargo, ahora, con la aparición cada vez más acelerada y constante en diversas regiones de los estados de Michoacán, Guerrero, Edo. De México, etcétera de grupos criminales que agobian a la sociedad, los grupos en auto-defensa han surgido con mayor fuerza; pero, ¿en verdad defienden? ¿O que defienden? Puesto que, los grupos que han venido apareciendo en las últimas fechas, son totalmente y claramente diferentes a los que en un inicio dieron surgimiento a esta organización comunitaria.

Los grupos actuales, que se proclaman, “policías comunitarias” tal vez, muy poco o nada tienen de policías; diversos grupos que han surgido en Michoacán, se caracterizan por estar armados con rifles exclusivos de las fuerzas armadas, radios de comunicación, chalecos antibalas, equipo táctico y operativo, y lo mas sínico, viajan en autos de modelo reciente.

Con esto no trato de decir, que los grupos de auto-defensa deban de caracterizarse por estar armados con palos, piedras y machetes; pero, la manera en que se han armado, no es característico de ningún grupo de ciudadanos  que se organizan en manera de comunidad; y que es un supuesto, el que no tengan armas ni municiones, por ende mucho menos equipo antibalas y táctico-operativo. Es claro que todos estos elementos, armas de alto calibre, chalecos antibalas, radios, etc. Son característicos de grupos dedicados a la vigilancia o de las fuerzas armadas, tanto militares como del fuero común, o simplemente de los grupos delictivos.

Han comenzado a surgir indicios, de que diversos grupos de auto-defensa, no son realmente policías comunitarias, sino que responden a órdenes de grupos delictivos, en el caso de Michoacán a los caballeros templarios y la familia michoacana.

Estos grupos delictivos han encontrado en las policías comunitarias, una herramienta útil, practica y pintada “de legal” para realizar las actividades de, patrullaje, halconeo, vigilancia y cuidado de las plazas.

Es una realidad que diversas comunidades sufren y han sufrido de la violencia que se genera por el choque armado de los grupos delictivos dedicados al narcotráfico, quedan entre fuego cruzado, balas perdidas o las extorsiones; y ahora, con la aparición de la policía comunitaria, diversos poblados en vez de organizarse y crear sus pueblos en auto-defensa, han presenciado sin su intervención, la aparición de policías comunitarias en sus regiones, ¿de dónde han surgido? Pocos o nadie sabe, ¿Qué defienden? Nadie pregunta, pero se sienten tranquilos, ¿a quién defienden? Parece no importarle a muchos, se conforman con el hecho de que cese la violencia.

 Se invita a la gente a participar, se trata de dar una imagen de ciudadanía a este teatro, ¿Quiénes son? No me importa y no está en mis manos averiguarlo, lo que si se, es que estos movimientos carecen de cualquier validez legal, no solo son violatorios de garantías individuales para los ciudadanos, sino que, hasta pueden ser violatorios de derechos humanos, el problema esta, ¿con quién te quejas? ¿Ante quién presentas recurso alguno? Al principio, todo parecía obvio y justo, pero ahora, nada tiene sentido.

La única conclusión que saco de esto es, ¿y el gobierno que presume Federico Arreola dónde está?