sábado 01 de noviembre de 2014 | 06:30
Columnas

El anuncio de la muerte de Hugo Chávez

Gabriel Ayala @GaboAyalaS mar 5 mar 2013 21:50

La muerte de Hugo Chávez se anunció en voz del Vicepresidente del Gobierno de Venezuela, Nicolás Maduro, minutos antes de las 4:00 pm, tiempo México. En su mensaje ante funcionarios y medios de comunicación, Maduro llamó a mantener la calma, lloró a Chávez e hizo pública la decisión de desplegar elementos de fuerzas civiles y militares para preservar el orden e intervenir en caso de ser necesario.

Ese anuncio probablemente era el esperado para la ocasión –la que fuera– en la que se anunciara la muerte de Hugo Chávez. Por eso no me llama la atención ese momento, sino otros, previos y posteriores.

Horas antes del anuncio de la muerte, alrededor de las 12:00 pm, el mismo Vicepresidente Maduro encabezó una rueda de prensa que comenzó haciendo hincapié en quiénes estaban presentes: gobernadores, gabinete, legisladores, comandantes de las fuerzas armadas. En su mensaje, con tono fuerte, además de hablar de la lealtad y continuidad del gobierno e ideas revolucionarias de Chávez, anunció la expulsión de un agregado militar de la Embajada de los Estados Unidos en Caracas por haber intentado desestabilizar al país (entiéndase planear un golpe de estado) buscando apoyo de militares venezolanos activos.

Además, acusó también a actores de la comunidad internacional y a medios de comunicación de buscar tal desestabilización a través de la difusión de rumores sobre la salud de Hugo Chávez, acusación que en más de una ocasión se había hecho.

Pero lo más fuerte, desde mi punto de vista, fue la acusación de Maduro a los Estados Unidos de haber inoculado la enfermedad (cáncer) en Hugo Chávez. En otras palabras acusó a los Estados Unidos de matar a Hugo Chávez. La compañía privada de inteligencia global Stratfor expidió inmediatamente un reporte donde se señala que el Vicepresidente hizo tal acusación y explica que comparó el caso con el supuesto envenenamiento del líder palestino Yasser Arafat.

Después de meses de reiterada especulación sobre la muerte de Chávez, no se puede dejar de a un lado el hecho de que estas últimas declaraciones se dan horas antes del anuncio oficial del fallecimiento.

Creería yo –independientemente de que al momento de la rueda de prensa ya se supiera de la muerte o no– que las enérgicas declaraciones del Vicepresidente Maduro se hacen buscando una unidad nacionalista del pueblo de Venezuela que permita una transición fácil y un respaldo al régimen actual que estaría defendiendo la soberanía. En cualquier caso, tendrá que probar el Gobierno de Venezuela sus acusaciones y la comunidad internacional, respetando el duelo que se ha decretado, exigir una aclaración de las mismas.

Por otro lado están los mensajes que enviaron después de que el propio Nicolás Maduro anunció la muerte. Por un lado el Ministro de Defensa se mostró institucional y no dejó ver ninguna señal de tomar decisiones fuera de línea y por otro el Ministro de Relaciones Exteriores, flanqueado por dos militares y otros funcionarios, fue quien dio a conocer el programa de homenajes y ceremonias luctuosas de Chávez. En otras palabras mostraron, en espacio de una hora, que el Gobierno de Venezuela está en orden, que las filas están cerradas y no hay señales de inestabilidad.

Es muy pronto para saber qué pasará en los próximos días, habrá elecciones en treinta días, ya fueron anunciadas, lo demás está por verse. Por lo pronto lo correcto es permitir al pueblo venezolano vivir su duelo, nadie puede negar que Hugo Chávez tuvo en vida y seguirá teniendo una cantidad impresionante de seguidores.