miércoles 16 de abril de 2014 | 08:27

De los pies apestosos a las papas fritas y otras curiosidades...

Anel Guadalupe Montero Díaz @Anelin00 mar 5 de febrero de 2013

Un estudio de la Universidad de Búfalo, en Estados Unidos, publicado recientemente por la revista Psychological Science, afirma que cuando leemos un libro, nos sentimos parte (psicológicamente) de la comunidad que protagoniza la narración[i].

Eso explica en parte el éxito de la segunda parte del libro “Espejos, mocos, cucarachas…y otras pócimas curiosas”[ii]

 Y es que “De los pies apestosos a las papas fritas y otras curiosidades” ha cumplido con creces las expectativas de un público demasiado exigente y variopinto: los niños, los papás de los niños y los maestros que han considerado esta obra como un material de clase, que hace que aprender sea divertido, aprovechando una de las características innatas del ser humano: la curiosidad.

Antes de que comenzara la presentación del libro, éste ya era el deleite de chicos y grandes ¿quién dice que México no es un país de lectores?

La cita fue a la 1 de la tarde en el foro de Plaza Loreto, pero a las 12:30, difícilmente había un lugar para sentarse, porque el lugar estaba abarrotado de familias que hacían fila para tener en sus manos un ejemplar de este nuevo libro de Kirén Miret, Bef, Francisco Hinojosa, Toño Malpica, Norma Muñoz Ledo, Verónica Murguía, Armando Vega-Gil y Carmen Villoro. 

En la entrevista que me concedió Kirén Miret, la voz de las cápsulas para niños que aparecen en el noticiero MVS de Carmen Aristegui, fue enfática al recalcar la extraordinaria participación de todos y cada uno de los involucrados en la obra y del trabajo en equipo que hizo posible esta nueva edición, de la que por cierto, los niños le piden ya un tercer ejemplar…y es que mientras los autores realizaban la presentación del libro, lanzaron al público la pregunta ¿tienen algún tema en especial para que lo tratemos en nuestro próximo libro? Y bueno, esto detonó una participación impresionante de criaturas que hacían fila para responder a la convocatoria.



Jaime Alfonso Sandoval

El prólogo fue escrito por Jaime Alfonso Sandoval, quien (recién me entero) tiene un buen número de excelentes publicaciones para niños.  Su participación en esta obra está cargada de ingenio, creatividad y buen humor.

Armando Vega Gil

Ex integrante del grupo musical Botellita de Jerez, este talentosísimo señor deleitó con su guitarra a propios y extraños, especialmente al interpretar sus poemas morales. Un show en sí mismo. El talento de este artista cumplió con las expectativas del exigente público infantil, que aplaudió con enjundia cada una de sus interpretaciones. 

Y bueno, la lista es tan amplia como todos y cada uno de los colaboradores de esta magnífica obra, cuyo público no es solamente niños y jóvenes, sino todos y cada uno de los que volvemos a recordar nuestra infancia y queremos compartir buenos momentos con la familia y los amigos.

Excelentes los cuentos de Toño Malpica, las piezas de Francisco Hinojosa y Norma Muñoz Ledo y Bef o los poemas de Carmen Villoro

El libro

Este texto es una obra de arte. Desde la presentación, el tipo de hojas, el precioso diseño de las mismas y la provocación que hace a todo lector al experimentar algunas de las cosas que a la mayoría de nosotros nos prohibieron en la niñez por considerarlas asquerosas, hace que leerlo sea toda una experiencia.

Material didáctico

Ver, oler, tocar, saborear, escuchar (cada ejemplar cuenta con un CD) cobran una nueva dimensión en la casa y en el salón de clases. No todos aprendemos igual. Hay quienes son más auditivos, otros aprenden mejor con imágenes o sonidos. Lo que sí es un hecho es que esta obra es un material didáctico valiosísimo en la casa y en las aulas de las escuelas en cualquier parte del mundo. 

El éxito

Por si misma, esta obra es preciosa, útil y muy divertida, pero estas características también son sólo otra parte de la explicación del éxito de esta obra. Personalmente, creo que la fórmula del éxito es una ecuación compleja, pero Kirén Miret es sin lugar a dudas una de las piezas clave de este misterio.

Desde la 1 de la tarde, hasta casi las 5:30, Miret estuvo firmando libros, platicando con niños y familias que querían llevarse una foto con ella a casa. Esto no tendría nada de particular si no partiera de la convicción de que así deben ser las cosas. Cuando le pregunté ¿cómo le haces para atender a tantas personas sin demostrar cansancio o simplemente irte? Y ella respondió: “estas personas me hacen el honor de estar aquí. No las puedo defraudar”. Hermoso ser humano, sin duda.

Y usted, estimado lector ¿ya tiene el libro “De los pies apestosos a las papas fritas…y otras curiosidades”? Vaya por él, estoy segura de que le encantará.