lunes 24 de noviembre de 2014 | 06:05

Amor vs Mercadotecnia

José Córdoba @JossCordoba mar 5 de febrero de 2013

A razón de la llegada de la fecha más próxima de despilfarro económico, llámese 14 de Febrero, día del “amor y la amistad” o mejor conocido como el día de los “enamorados” llega a mi mente una reflexión, según datos de  la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México se estimó en años pasados una derrama total de 900 millones de peso, calculando un gasto estimado de 600 pesos por individuo, únicamente para celebrar esta fecha, sin dejar a un lado, que de igual forma es el plus de la industria restaurantera y hotelera en la cual en ambos casos aumenta la demanda de este tipo de servicios casi en un 100%, es decir que de manera chusca los que nacimos en meses como Octubre o Noviembre muy posiblemente fuimos producto de un encuentro amoroso en este día tan emblemático y especial.

Dejando a un lado las estadísticas y enfocándonos a lo sentimental, es deprimente saber que vivimos en una sociedad de consumismo, en la cual somos víctimas de las grandes corporaciones que con un antaño pero efectivo discurso sofista nos convence de no ser “nada” si no demostramos nuestro afecto con una caja de chocolates de 500 pesos, es un poco ridículo determinar la estima, cariño o amor de una persona con un regalo que a fin de cuentas no importando el precio, jamás dejara de no ser suficiente para expresar lo que uno siente por el otro, recuerden entre más les regalen no quiere decir que los quieren más, posiblemente es señal de arrepentimiento por no ser precisamente fieles, aunque si me regalasen un automóvil de lujo no me importaría mucho si es por arrepentimiento o no, regalen un abrazo y un beso, hagan que su pareja perciba su mensaje, no todos podemos darnos el lujo de gastar miles de pesos en una cena, habrá quien, que con mucho esfuerzo y cariño sacrifique algunos detalles de su vida diaria para impresionar a su pareja, no está mal, pero debemos de recordar que la economía actual no está para apoyarnos en este tipo de inversiones no redituables materialmente hablando, quizá algunos tengan suerte y la recompensa sea una tarde-noche muy ajetreada, para los no tan afortunados quizá declaren su amor y su recompensa sea un maravilloso beso de la persona que aman, recuerden que el 14 de febrero es un día comercial, recuerden que a diario, las 24 horas del día le pueden demostrar a ese ser querido el amor que sienten, con una llamada o un beso tierno, ella o él aunque no se los digan estarán muy conscientes de la magia que existe y del sentimiento que permanece.