jueves 30 de octubre de 2014 | 05:22

8 argumentos a favor del Matrimonio de Parejas del Mismo Sexo

Ernesto Tejeda Yeomans @etejeday mié 30 de enero de 2013

1) Las personas LGBT (Lésbico, Gay, Bisexual, Transgénero) son ciudadanos como cualquier otro. Personalmente he amado y tengo amigos homosexuales que se aman tanto como amigos heterosexuales aman a sus novias/esposas. Me duele saber que hay personas que rechazan la validez de estas relaciones, y que desean negar a estas parejas los mismos beneficios que otras parejas casadas gozan. Los matrimonios gay contribuyen a la economía, pagan impuestos, y ciertamente no merecen ser tratados como ciudadanos de segunda clase por cualquier persona. Así como es difícil creer que alguna vez se les negaron los derechos del matrimonio a las parejas interraciales, o derechos de voto a las mujeres y los afro-americanos, si esto continua, vamos a ver a la prohibición del matrimonio gay con la misma incredulidad y vergüenza.

 

2) La homosexualidad no es una opción. Aunque la ciencia no se ha concentrado en alguna causa única, el creciente cuerpo de investigación sugiere que la orientación sexual es causada por una combinación de influencias genéticas, hormonales y ambientales. Los factores biológicos relacionados con la orientación sexual implican una combinación de factores genéticos, así como la estructura del cerebro y del ambiente uterino temprano. La homosexualidad es tan natural, de hecho, que ocurre en la naturaleza. Aún no te vendo la idea? La siguientes organizaciones médicas y profesionales también han concluido que la orientación sexual (y la identidad de género) no es una elección: la American Psychological Association, American Psychiatric Association, Asociación Nacional de Trabajadores Sociales, Colegio Real de Psiquiatras, y la Academia Americana de Pediatría. Si usted piensa que todos estos científicos, médicos y expertos, son parte de una conspiración para promover la agenda homosexual, pregúntese esto: ¿en qué momento de tu vida tomaste la decisión de ser heterosexual?

 

3) Los niños están muy bien en las familias con padres del mismo sexo. Todas las organizaciones profesionales más importantes con experiencia en el bienestar de los niños han emitido los informes y resoluciones en apoyo de los derechos de los padres de gays y lesbianas. (Profesora Judith Stacey, New York University). Estas organizaciones, entre otras, son la Academia Americana de Pediatría, la Academia Americana de Psiquiatría Infantil y Adolescente, la Asociación Americana de Psiquiatría, la Asociación Americana de Psicología, la Asociación Psicoanalítica Americana, la Asociación Nacional de Trabajadores Sociales, la Liga de Bienestar Infantil de América, el Consejo Norteamericano de niños en adopción, y la Asociación Canadiense de Psicología. Aun mas, un estudio reciente indica que los niños con madres lesbianas en realidad pueden ser mejor madres que cuanto los niños tienen padre y madre. Si tú estás convencido de que los niños tienen una necesidad imperiosa de tener una madre y un padre, entonces estás: a) olvidándote de las muchas familias monoparentales que existen, b) empatando "lo que sientes al respecto" con los hechos, c) privando a una gran cantidad de niños de una vida maravillosa con una familia, un hogar estable y amoroso, y las mejores oportunidades posibles.

 

4) Los argumentos religiosos contra el matrimonio del mismo sexo no pasa la "Prueba del Limón", prueba legal con tres requisitos que estipula que: a) una acción gubernamental debe tener un propósito secular legislativo, b) la acción del gobierno debe tener el efecto primario del progreso sin pensar en la inhibición o no de la religión, y c) la acción del gobierno no debe dar lugar a un "enredo excesivo del gobierno" con la religión. Yo nunca he escuchado a alguien hacer una demanda contra el matrimonio homosexual porque no invocó la religión. En el momento en que un argumento menciona a Dios, o hace referencia a un pasaje bíblico, este pierde validez, como humanista que soy que rechazo lo sobrenatural, la pseudociencia y la superstición. Los argumentos religiosos contra el matrimonio del mismo sexo pertenecen a ese montón de tonterías. No tienen ninguna base en la realidad, no son compatibles con la ciencia, y no tienen cabida en la legislación. Desafortunadamente, los legisladores anti-LGBT cínicamente tienen mucho cuidado para asegurarse de que el lenguaje en su legislación no se base en un terreno religioso,  aunque todos sabemos que tiene sus raíces en el dogma religioso. Como dicen por ahí: "si parece un pato, nada como un pato y grazna como un pato, entonces muy probablemente es un pato".

 

5) La felicidad es contagiosa. Realmente. Es cierto. ¿Y adivinen qué más? La aceptación de la gente LGBT ayuda a proteger contra la depresión, el abuso de sustancias y el suicidio. ¿Por qué en el mundo nadie quiere hacer sufrir a los demás? Si la respuesta está en tu religión, entonces necesitas volver a evaluar tu religión. La doble moral es probablemente uno de los mayores defectos que uno puede tener. Las sociedades que abrazan la razón humana, la ética, la justicia y la búsqueda de la realización del ser humano son estadísticamente sociedades más felices. Según datos de Gallup, los países más felices son Dinamarca, Noruega, Suecia y los Países Bajos. Estos países se encuentran entre los menos religiosos del mundo. ¿Coincidencia? Yo no estoy pidiendo que descartes a tu religión. Sólo que te la quedes para ti, tu familia y la congregación que te acompaña cuando acudes a tus ceremonias religiosas. Todos seremos más felices si lo haces.

 

6) Definiciones de cambio. La sociedad evoluciona. Se escucha una y otra vez que "no se puede redefinir el matrimonio." Bueno, ¿por qué no? Hemos podido redefinir el matrimonio a lo largo de la historia. De hecho, hay registro de esto en la historia. La Biblia (que se utiliza a menudo para defender la definición de matrimonio de 'un hombre' /  'una mujer') está lleno de matrimonios polígamos. También hay una larga historia de reconocimiento de matrimonios homosexuales en todo el mundo (incluyendo pero no limitado a: Egipto, Grecia, Roma, Japón, India, Inglaterra, Italia y América del Norte). A lo largo de la historia, el matrimonio ha significado cosas distintas: el amor, la concesión de derechos de propiedad, o la protección de líneas de sangre. En algunas culturas, dos hombres y dos mujeres han sido autorizados a casarse. Las personas siempre se han casado por muchas razones diferentes: jurídica, social, económico, espiritual, libidinal, y religiosos. Por lo tanto, deja ya en paz tu argumento de "institución sagrada" y abre algunos libros de historia. Cuando se dice que la Biblia es clara acerca de la homosexualidad, también debemos admitir que también es muy clara acerca de cómo trataban a los esclavos, y la suciedad de las mujeres durante su período menstrual. Escucha, la sociedad evoluciona. A veces, dejamos atrás la mentalidad de la Edad de Bronce de los hombres que escribieron la Biblia. Tu quieres que tu matrimonio sea religioso, estrictamente basado en la Biblia? Está bien! Nadie te detiene en pensar así. Eso si nada más piensa por un segundo.. Si Ana y Juan se casan, te afecta en algo? Mmm, no lo creo. Si Juan y Jose se casan, te afecta en algo? Creo que tampoco.

 

7) No queremos menos intrusión del gobierno en nuestras vidas? Es interesante ver que la mayoría de las personas que apoyan la prohibición de los matrimonios del mismo sexo también parece estar interesado en que  la intrusión del gobierno disminuya. Quieren que el gobierno nos brinde de buena atención médica a través del Seguro Social, por ejemplo. Quieren menos regulaciones para las empresas. Les preocupa que el gobierno les vaya a quitar sus derechos: de libertad de expresión, a practicar su religión, entre otras, y de elegir qué tipo de focos tienen que utilizar en sus casas. Se enfurecen cuando el gobierno trata de decirles lo que no debe comer, donde pueden o no pueden fumar, o la cantidad de gas de su coche puede engullir. Y estas mismas personas quieren que el gobierno de restrinja los derechos de otra persona. Ellos quieren que el gobierno les diga lo que puede o no puede hacer con otro adulto una persona consiente. ¿Cómo conciliar la creencia en un gobierno pequeño, menos intrusivo con su aprobación de leyes encaminadas a restringir los derechos de los ciudadanos que pagan impuestos y el control de lo que se debe y no se debe en cuestiones del amor? Es absurdo. Usted quiere una desregulación? Entonces desregularizemos el matrimonio.

 

8) Yo soy tío de un hermoso sobrino y futuro padre. Si mi sobrino o alguno de mis hijos fuera gay, sé que es perfectamente normal. Yo lo aceptaría por lo que es, y lo amaría de la misma manera. No me preocupo por eso. Lo que me preocupa es lo siguiente: si yo tuviera un hijo gay, ¿cómo le explico que la gente no quiere que él tenga los mismos derechos que los demás? ¿Cómo puedo explicarle que si quiere crecer, comprar una casa y formar una familia, tendría que irse al DF o a otro país donde no lo rechacen? ¿Cómo explicarle que la gente cree que es una abominación y que su estilo de vida ‘es perverso’ y que lo llevará a una eternidad en el infierno? ¿Cómo me sentiría si mi hijo se suicidara porque era constantemente acosado y ridiculizado porque lo hicieron sentir como si no tuviera lugar en la sociedad? La única manera de que cualquiera de nuestros niños crezcan valorando la diversidad es enviando un mensaje claro de que las personas son diferentes y eso está bien. Algunas familias sólo tienen una madre o padre. Algunos tienen una mamá y un papá y algunos tienen dos mamás o dos papás. Y tal vez si los líderes de nuestro país dejaran de enviar el mensaje a nuestros hijos de que no son deseados, tal vez podamos salvar la vida de un niño. ¿Esto no vale la pena?

 

Las 8 razones expuestas tienen sentido. Pregúntate a ti mismo, que te preocuparía si el matrimonio gay fuera legalizado. Sea cual sea su respuesta, pregúntate también si realmente piensas en lo que acabas de pensar. La homosexualidad no se va a difundir. No es contagiosa. La sociedad no se va a convertir en un video de Lady Gaga. La mayoría de las parejas gay que conozco son tan aburridas como tú y yo. Se sientan en el sofá y ven televisión. Trabajan en las universidades, oficina de correos, el hospital, en los Oxxos, y en las agencias de bienes raíces, al igual que los heterosexuales. Comen en restaurantes y hacen sus compras en la Comer. Muchos son barrigones y no andan vestidos ‘al grito de la moda’. Son dueños de mascotas, y van a la iglesia. Se ofrecen como voluntarios, cantan villancicos, ven el futbol americano y compran burros percherones. De que tienes miedo? ¿Qué va a cambiar al permitir a estas personas se comprometan el uno al otro y disfruten de los beneficios que tu y demás parejas heterosexuales disfrutan: exenciones fiscales, seguro social, poder visitar a su esposo cuando está enfermo en un hospital, la protección de la violencia doméstica, las decisiones médicas en nombre de la pareja. Cosas muy cachondas no? Estas cosas tomamos estas cosas por sentado. Nadie quiere ir por la vida sin saber cómo los van a tratar algunos de estos momentos difíciles en la vida. Imagínate si tu fueras privado de alguno de los mencionados derechos, cuando llegara el momento de que tu y tu cónyuge necesiten ejercer ese derecho? Te diré lo que se siente. Se siente como si uno fuera un ciudadano de segunda clase.

 

Por lo tanto, si eres un ciudadano que se preocupa por la igualdad, por favor, haz que tus palabras se oigan. Tanto si eres heterosexual, lesbiana, gay, bisexual, transgénero.. hay que hablar. Hay que leer, donar, hacer trabajo voluntario, Twitear, Facebookear mensajes que alienten a la comunidad, bloggear, hablar con sus iglesias, sus vecinos, sus amigos y familiares. Ayudarles a entender la ciencia detrás de la identidad sexual.

En ese sentido, comparte esta columna con tus contactos de Facebook y Twitter... es importante llevar este mensaje lo más lejos posible. 

Hay mucho trabajo por hacer. Hay muchas cosas que cada uno de nosotros puede hacer. Pero no podemos ser indiferentes. 

Ernesto Tejeda Yeomans.

www.facebook.com/etejeday

Twitter: @etejeday