jueves 21 de agosto de 2014 | 06:58

Este año habrá elecciones en 14 estados

Bibiano Moreno Montes de Oca @BibianoMoreno vie 11 de enero de 2013

Mientras las 32 entidades federativas del país –incluido el DF, que aún no es estado— no adapten sus legislaciones locales a la federal, las elecciones van a seguirse dando cada año en México. Algunos estados ya van al parejo, con elecciones concurrentes de autoridades locales y federales, pero son más los que no han hecho nada.

Esa es la razón por la cual hay comicios cada año en los estados, no cada tres para elegir diputados federales y cada seis para votar por presidente de la República, senadores y nuevamente diputados federales, donde podrían intercalarse elecciones de gobernador –o jefe de gobierno del DF—, diputados locales y presidentes municipales.

Por lo que se refiere al recién desempacado 2013, son 14 las elecciones que se habrán de celebrar, la mayoría de ellas –doce— para renovar congresos locales, alcaldías y una sola gubernatura: la de Baja California, el primer estado en el que se inauguró la alternancia hace ya 24 lejanos años, con un Ernesto Ruffo Appel que sorprendió a muchos.

Las entidades federativas en las que habrá elecciones este año, pues, son las siguientes: Aguascalientes, Baja California, Chihuahua, Coahuila, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas.

El próximo año habrá elecciones en algunas otras entidades más, y en el 2015 de nuevo habrá comicios para elegir diputados federales. En el Distrito Federal, por consiguiente, serán electas nuevas autoridades en las 16 delegaciones, aunque es probable que para entonces ya hayan alcanzado la categoría de municipios, y la jefatura de gobierno del DF la de entidad federativa. (En el artículo 44 constitucional incluso hasta se establece el nombre oficial: Estado del Valle de México).

El caso es que este año hay elecciones para elegir un gobierno estatal, renovar 12 congresos locales y un puñado de ayuntamientos, para sumar 14 entidades en total. Así, por ser la única en el que habrá cambio de gobernador, la de Baja California Norte será la elección que mayor atractivo tendrá de toda la jornada para el resto de la República Mexicana.

No es para menos: es la entidad que más tiempo lleva gobernada por el mismo partido (el PAN) y, por tanto, la misma donde casi se da como un hecho que volverá a manos del PRI, siempre y cuando sea candidato el priísta que tenga más aceptación, no tanto fortuna, mañas y complicidades de alto nivel.

Los precandidatos más visibles del PRI al gobierno de ese estado, aún bajo el control del panista José Guadalupe Osuna Millán, son cinco: el ex diputado local y ex senador Fernando Castro Trenti; Francisco Pérez Tejeda, alcalde de Mexicali; Carlos Bustamante Anchondo, alcalde de Tijuana; Enrique Pelayo Torres, alcalde de Ensenada, y Jorge Hank Rhon, ex alcalde tijuanense y ex candidato perdedor a gobernador en el 2007.

Por lo que se sabe, la pelea se limitará a dos: Hank Rhon y Castro Trenti, que incluso ha recibido público apoyo del PRD para ir en alianza y enfrentar de manera más contundente a los precandidatos panistas, cuyos nombres son los siguientes: Gastón Luken Garza, Héctor Osuna Jaime (familiar del actual gobernador) y Francisco Vargas de Lamadrid (pariente de otro ex gobernador, Roberto Bob de Lamadrid, de no muy gratos recuerdos entre los bajacalifornianos).

El gobernador Osuna Millán tratará de meterle todos los recursos posibles al  delfín que tratará de imponer para que lo suceda en el cargo, pero el desgaste natural de tantos años de gobiernos panistas hace inviable que se pueda sostener en el poder por seis años más. No obstante, todo depende del manejo que se dé para sacar adelante la candidatura del PRI.

Si hay desaseo en la designación del candidato, el PRI tendrá que decirle adiós a la posibilidad de recuperar el importante estado. En una de esas, el PRD o hasta MORENA dan la sorpresa en Baja California.