miércoles 23 de abril de 2014 | 06:10

Que no se le olvide a Peña Nieto

Héctor Morales @riczeo lun 3 de diciembre de 2012

El pasado 3 de diciembre de 2011 durante la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, Enrique Peña Nieto tuvo un desliz y olvidó mencionar tres libros que le han marcado la vida. Esto sucedió en la presentación de su libro México, la gran esperanza. Dicho  evento fue motivo de una burla exacerbada por parte de comunicadores, columnistas y caricaturistas de diversos medios de comunicación, además de las redes sociales Facebook y Twitter, en especial en ésta última con el hashtag #LibreríaPeñaNieto. Muy pocos fueron quienes vieron el error con una dimensión menos crítica.

El error de Peña Nieto en la FIL 2011 sucedió cuando era precandidato a la Presidencia, sin embargo a partir del pasado primero de diciembre ya es presidente de la República, motivo por el cual —al tener el más alto cargo del país— hay una serie de tópicos alejados del mundo de las letras y de gran relevancia que no se le pueden olvidar.

No se le puede olvidar que México es un país con una pobreza brutal, que destruye y deja sin oportunidades a más de 50 millones de connacionales. Que la pobreza ha sido uno de los cánceres de este extraordinario país, que dicho problema se resuelve con inteligencia, haciendo crecer la economía y respetando y respaldando a quienes padecen y viven día a día en la continúa escases.

Que no se le olvide a Peña Nieto que muchos confían en él y esperan que triunfe en su administración, así como también hay quienes no lo aceptan y lo repudian, sin embargo tendrá que trabajar para ambos grupos con la convicción y el compromiso de atender sus necesidades y darle voz tanto a simpatizantes como a detractores, esto con el fin de consolidar la democracia en formación que lleva México.

Enrique Peña Nieto no puede olvidar que México es un país de contrastes, que vive un hartazgo social y lleva más de un siglo esperando el cambio verdadero. También que México es un país que tiene hambre, y este mal se expande día a día, limita y mata. Que el hambre ataca a los menos favorecidos y que ellos tienen el mismo valor que todos los mexicanos.

Que no se le olvide a Peña Nieto que tendrá seis años para llevar a cabo su proyecto de gobierno. Que durante esos 72 meses tendrá que trabajar en pro de la transformación de un país que está herido por una terrible lucha contra el crimen organizado que le dejó su predecesor.

No puede olvidar también, que gobernará para tod@s y no sólo para los poderosos de México, sino lo hará para todos los ciudadanos, aquellos millones de mexicanos que cada mañana se levantan para ir a trabajar o estudiar con el anhelo de un futuro mejor para ellos y para los suyos.

Que no se le olvide que más que sus discursos, sus actos hablaran por él mismo. Pues ya no está en campaña y ahora es tiempo de demostrar con los hechos que es el presidente capaz de sacar adelante un magnifico país.

Enrique Peña Nieto no puede olvidar que tiene la posibilidad de hacer historia, pues si hace bien las cosas podrá transformar a México, su patria y la nuestra. Que en sus manos tiene la oportunidad única de convertirse en un personaje del cual se sienten orgullosos los mexicanos.

Y sí, en la FIL de 2011, Enrique Peña Nieto olvidó tres libros que le han marcado la vida. Ahora quizá se le pueda olvidar el autor de Hamlet, el de La Divina Comedia y hasta el creador de La Ilíada y La Odisea, eso sería cosa menor. Lo que no se le puede olvidar a Peña Nieto es que no le puede fallar a México.