jueves 24 de julio de 2014 | 04:41

MX Presa fácil de la manipulación mediática: ‘El Chapo’ terminaría como Bin Laden 2/10

Frida Angélica Gómez @hadamexicanaf mié 29 de febrero de 2012

Mexicanos como el ingenuo niño que reacciona a la provocación tal como se espera que reaccione; continuando con la lista de “Las diez estrategias de manipulación de las masas “ de Noam Chomsky les ejemplificaré las propias actitudes que comprueban lo muy bien controlado que se tiene a México.

 

Hace unos días la secretaria de Seguridad Interna de Estados Unidos, Janet Napolitano, mencionó que igual que en el caso de Osama Bin Laden, Estados Unidos será “persistente” en la captura del narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán.  

 

¿En realidad “El Chapo Guzmán” escapó? ¿Acaso no fue un favor familiar en sexenio panista? ¿Será que Estados Unidos ha estrechado manos con Enrique Peña Nieto desamparando las antiguas negociaciones con Fox? ¿O es que verdaderamente se ve tal grado de poder en “El Chapo Guzmán” para prever la posibilidad de un ataque terrorista con él por autor? El poder del narcotráfico mexicano en EU esta en los propios grupos políticos estadounidenses que facilitan el tráfico y en la población consumidora y traficante que maneja grandes volúmenes de droga dejando la violencia y disputas para el patio trasero: México.

 

¿El destino de “El Chapo Guzmán” podría ser parecido al de Osama Bin  Laden? Aunque haya comentado Janet Napolitano: “Nos tomó 10 años atrapar a Osama Bin Laden, lo encontramos y ya sabe usted lo que pasó. Yo no creo que va a suceder lo mismo con Guzmán; lo único que estoy sugiriendo es que somos persistentes cuando estamos cerca del mal y que daña a ambos países. Así que este tema continúa de una manera exhaustiva” durante una conferencia que ofreció con Alejandro Poiré (SEGOB); tan solo es un destello de lo que pudiese suceder más adelante, una amistosa declaración de guerra en la que en cualquier momento podría suceder un “ataque” que se le pudiese adjudicar a “El Chapo Guzmán” y al mismo tiempo pudiese desembocar en la más clara intervención estadounidense en México.

 

Víctima es usted, ciudadano, de esta 2º de las 10 estrategias de manipulación:

 

La estrategia número 2: Crear problemas y después ofrecer soluciones. El método “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos.

 

La “Guerra perdida de Calderón” más que ser estrategia contra el narcotráfico es estrategia de control social, en que no solo se mantiene un control vía violencia, sino un control mediante el miedo de la sociedad, un control que lleva a que las propias personas se sientan en una necesidad de protección, en una amenaza constante de la violencia y una desolación en que se aceptaría cualquier medida con tal de recuperar la seguridad, hasta el punto de aceptar un partido y un candidato que todos saben perfectamente que es símbolo de corrupción e impunidad, pero que al menos tendrá “más tranquilo el país”.

 

Es real la violencia y el narcotráfico, mas no es una novedad. La reacción como país que esta teniendo México es lo que se esperaba, tanto por parte de Estados Unidos como por parte de el grupo dominante políticamente en México: un México ansioso de ser sometido ante el poder con pretexto de exigir seguridad. Un México al viejo estilo PRIista…

 

Concluiría diciendo que el poder esta en ustedes, ciudadanos, con el voto. Pero en realidad, el “SI” estadounidense es más fuerte que lo que pueda ser electo institucionalmente, el fraude electoral 2006 como mejor ejemplo de esto.