sábado 19 de abril de 2014 | 09:30

La homosexualidad en América Latina

Carolina Felton Treviño @carofelton jue 24 de noviembre de 2011

La homosexualidad en América Latina es un tema que ha avanzado lentamente en términos de igualdad y de derechos humanos, sin embargo todavía sigue siendo motivo de discriminación, en unos países más que en otros.

 

Fue en 1862 en Alemania, cuando Magnus Hirchfeld, expresa su oposición a la ley contra la sodomía, argumentando que era una violación a la intimidad de las personas. Así comienza una campaña de oposición y con su lucha se dio pie a la lucha de las mujeres por la igualdad y el derecho al sufragio. En esos tiempos en el continente europeo, Francia era el único país donde no había penalidad por ser homosexual, es por esto que el país se convirtió en refugio para los intelectuales y artistas homosexuales de la época. En la segunda guerra mundial, mas de un millón de homosexuales fueron asesinado por los nazis. No fue hasta los años 50´s que comenzaron otra vez a emerger los movimientos de igualdad. Así continuo hasta los años 60´s, donde estos movimientos iban de la mano con los movimientos feministas.

 

En México la primera movilización se da en 1978, la nombran el “Movimiento de Liberación Homosexual”, el cual protesta vía la prensa por el injusto despido de un joven que trabajaba en Sears, por ser homosexual. Mas adelante surge el más famoso “Frente Homosexual de Acción Revolucionaria” (FHAR) cuyo nombre se retoma de un grupo surgido en Paris durante la revolución estudiantil de 1968. Es precisamente en los años 60s y 70s cuando surgen la mayoría de estos movimientos homosexuales en América Latina. En Argentina surge el movimiento “Nuestro Mundo” y el “Frente de Liberación Homosexual”; así como en Brasil el movimiento “Somos” y “Grupo Gay de Bahía”, entre otros.

 

No fue hasta comienzos del siglo XXI en América Latina que se fue despenalizando la homosexualidad en los distintos países, y también se legalizo en algunos de ellos la unión civil entre parejas del mismo sexo. El colectivo de LGBT (lesbianas, gays, bisexuales, personas transgénero) fue ganando algunos derechos, por ejemplo en México en 2003 se aprobó la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, entre otras leyes para combatir la discriminación. Y en 2007 el Distrito Federal y Coahuila legalizan las uniones civiles entre homosexuales.

 

Para el año 2008 la mayoría de los países de la región contaban con grandes leyes que protegían los derechos de igualdad y la no discriminación contra los homosexuales. Fue Nicaragua el último país en despenalizar la homosexualidad en 2008. Sin embargo,  la homofobia en la región todavía esta muy presente, y desgraciadamente fue México en 2007 categorizado como uno de los países donde más delitos se realizaban contra la comunidad LGBT.

 

Por otro lado, el 21 de diciembre de 2009, fecha histórica, ya que a pesar de la gran oposición de la iglesia y de los más conservadores, el Gobierno de la Ciudad de México legalizó el matrimonio entre las personas del mismo sexo, siendo la primera ciudad en América Latina en hacerlo. Posteriormente Argentina el 15 de julio de 2010, quien se convierte en el primer país de América Latina en aprobar la ley de matrimonio homosexual a nivel nacional.

 

Después del ejemplo del país vecino, Uruguay se ve movilizado en debate de este tema, probablemente será el siguiente país en autorizar el matrimonio homosexual, siendo que las uniones civiles son legales desde 2008.

 

Así mismo en Ecuador la ley de 2008 autoriza la unión sexual y el debate del matrimonio se encuentra abierto; en Colombia también se discute la posible autorización del matrimonio de personas del mismo sexo; así en Bogota aparentemente la mayoría a favor.

 

En Chile las autoridades a penas se preparan para debatir la aprobación de las uniones civiles, al igual que en Perú. En Cuba, parece ser que las autoridades están considerando la autorización de las uniones civiles entre personas del mismo sexo. Esto sería un gran avance en América Latina, y más para los cubanos después de toda una historia de discriminación que ha tenido Cuba en este tema. Por otro lado, en Brasil es una pena que siendo un país emergente y de los más presentes en América Latina por sus grandes avances económicos, se muestra todavía en su mayoría contra la unión civil de las personas de mismo sexo. Los países donde de plano el debate no se ha planteado es en Paraguay y Venezuela.

 

Ahora en 2011, podemos darnos cuenta que desde comienzos del siglo XXI ha habido grandes avances en materia de derechos humanos, ya que se ha otorgado igualdad bajo una misma figura legal; es importante notar el gran progreso en la sociedad latinoamericana. Si, es verdad que ha descendido el prejuicio en el tema, sin embargo la discriminación no ha cesado. Es necesario seguir con la lucha en los países donde todavía no se ve una completa igualdad. Legalizar el matrimonio a nivel nacional en México por ejemplo. Y luchar contra los delitos de discriminación hacia esta comunidad.

 

Seguramente esta nueva ley de matrimonio en la ciudad de México va a cambiar muchas cosas, ya que dentro de poco se irán modificando los libros en las escuelas. Cuando los niños lean la palabra familia, o la palabra matrimonio, van a encontrar que la diversidad esta ahí. Los libros ahora dirán que el matrimonio se realiza entre personas de un mismo sexo o de diferente sexo.

 

Todavía falta un gran camino por avanzar en América Latina en tema de homosexualidad, necesitamos quitar los tabúes y crear una sociedad más tolerante hacia la comunidad LGBT. Existen en la actualidad muchas personas reprimidas, por que la sociedad no los acepta si expresan su verdadera orientación sexual.

 

Cada vez más entre los jóvenes se habla sobre este tema, viéndolo como algo normal (como debe ser), sin embargo es la generación de los padres de familia que todavía no cambian su mentalidad y siguen siendo muy cerrados en cuanto a la aceptación de la comunidad LGBT;  esto es un gran problema, ya que muchos jóvenes e hijos se ven forzados a mentir en casa o a fingir ser alguien que en realidad no son por el miedo al rechazo de sus mismos padres y familiares.

 

Necesitamos seguir luchando por la igualdad de los derechos para la comunidad de LGBT. Crear una sociedad más tolerante, donde todos seamos vistos por igual, y tengamos los mismos derechos. Crear grupos de conciencia dirigidos hacia las personas que todavía no logran comprender que todos los humanos somos iguales y merecemos ser tratados por igual sin importar la diferencia de orientación sexual. Así mismo movilizar a nuestros funcionarios a debatir sobre estos temas para crear mejores leyes contra la discriminación de LGBT y la autorización del matrimonio de personas del mismo sexo a nivel nacional.

 

CFT.