viernes 25 de julio de 2014 | 10:15

Catón en El Norte y Reforma: Guerra sucia contra AMLO

La Navidad jue 24 de noviembre de 2011

Después de dos o tres malos chistes de adulterios y mujeres violadas, don Armando Fuentes Aguirre, “Catón”, se lanza en su columna de este jueves en contra de Andrés Manuel López Obrador.

 

No esconde su fanatismo de derecha el que es, seguramente, el periodista mejor pagado de México (mientras más chistes malos cuenta, más ingresos recibe, tal es el nivel cultural de los lectores mexicanos).

 

¿Qué ha dicho “Catón” sobre López Obrador? Lo siguiente:

 

“Dave Chase, el famoso restaurantero de Hollywood, hizo una buena frase a propósito de Humphrey Bogart. Dijo: ‘Bogey es adorable. Pero a partir de las 11:30 de la noche se vuelve odioso. Le da por creerse Humphrey Bogart’. Algo parecido le sucede a Andrés Manuel López Obrador. Aunque se esfuerza mucho no puede evitar ser López Obrador. Hace intentos por sacudirse la imagen de radical, populista y demagogo que él mismo -su mayor enemigo- se ha creado, pero al menor descuido le sale lo ‘Peje’, y vuelve a ser él mismo, el mismo que rompe y rasga. Y es que nadie puede ocultar su verdadero ser”.

 

Solo para que AMLO entienda cómo están tomando los líderes de opinión de las clases conservadoras mexicanas su “cambio de discurso”, cité ayer a Carlos Mota, de Milenio, y hoy cito a Fuentes Aguirre, de Reforma y El Norte.

 

Qué dogmatismo el del periodista de Saltillo, es decir, del señor Fuentes Aguirre que, con razón, presume con frecuencia las bellezas de su ciudad, la muy agradable capital de Coahuila, en la que, por cierto, nunca fue crítico de Humberto Moreira cuando este fue gobernador, sino todo lo contrario: “Catón” se especializó en lambisconear a Moreira. Pero esta es otra historia.

 

Sigamos citando a “Catón”:

 

“En cierto lugar de mi natal Coahuila había un señor muy correcto que era gay en un tiempo en que no se podía ser abiertamente gay. Tenía un extraño apodo: el ‘Tuyao’. Tan raro mote le nació una noche en que cantó con acompañamiento de guitarra una canción que hicieron popular los hermanos Martínez Gil, y que se llama, si la engañosa memoria no me engaña, Mar y Cielo. La letra de esa canción va así: ‘Me tienes, pero de nada te vale. Soy tuyo porque lo dice un papel...’. Al cantar el bolero dijo aquel correcto señor: ‘Me tienes, pero de nada te vale. Soy tuya...’ Al decir esa palabra, ‘tuya’, se percató de su desliz, y de inmediato corrigió con la terminación del masculino: ‘Soy tuyaoooo!’. De ahí le quedó aquel remoquete: el ‘Tuyao’. Así como hace años los productores cerveceros, para evadir restricciones en la publicidad, hicieron propaganda a la cerveza llamándola ‘bebida de moderación’, así AMLO trata de presentar ahora una imagen moderada. Pero resbala a veces, y vuelve a ser quien es”.

 

¿Y qué prueba presenta “Catón” de que AMLO no es un moderado político de izquierda? Esta:

 

“Al iniciar la precampaña con la cual ha continuado la campaña que comenzó hace años, López Obrador anunció que si llega a la Presidencia creará 7 millones de empleos en los primeros seis meses de su gestión. Eso, lo sabe muy bien él, es imposible. Ni Dios Padre, dicho sea con el mayor respeto a la alta investidura del Señor, podría realizar hazaña tal. Y sin embargo, AMLO hace con absoluta naturalidad esa hiperbólica promesa que es demagogia pura, desaforado populismo”.

 

Veo que Fuentes Aguirre confunde con populismo lo que es simple keynesianismo, es decir, un diseño de política económica viable, muy capitalista por cierto, que ya fue puesta en práctica en la primera mitad del siglo XX y que funcionó para reactivar la economía mundial.

 

Si “Catón” tuviera más cultura económica, que por lo visto no la tiene, entendería que, sin populismo, solo con simples recetas que en otro tiempo han rescatado al capitalismo, es posible crear empleos en forma masiva en muy poco tiempo.

 

Pero “Catón” no entiende, o no quiere entender, y se lanza rápidamente a descalificar a López Obrador, del que dice que “un enorme esfuerzo deberá hacer… si no quiere espantar por segunda vez a muchos posibles votantes: tendrá que dejar de ser -al menos un poquito- López Obrador...”.

 

Desde luego, AMLO no dejará de ser lo que es: un vertical líder de izquierda que no ha dejado de luchar por el bien de México. Ni Armando Fuentes Aguirre dejará de ser lo que es: un contador de malos chistes de mariquitas y adulterios que entretiene a lo más inculto del segmento de mexicanos lectores de periódicos.