miércoles 26 de noviembre de 2014 | 06:09

¿Quién será el próximo Jefe de Gobierno del Distrito Federal?

Edwin Ramirez @Win_Ramirez mar 22 de noviembre de 2011

A nivel nacional el Partido de la Revolución Democrática (PRD), Partido del Trabajo (PT) y Movimiento Ciudadano (MC), han logrado convenir en una alianza electoral con miras al proceso del 2012, pero quizás el elemento que causaba mas incertidumbre ya se resolvió: la definición del candidato a la Presidencia de la República. Una vez que Marcelo Ebrard aceptó que Andrés Manuel López Obrador era el mejor posicionado para la contienda electoral, los engranajes en los tres partidos comenzaron a moverse con una mayor velocidad, ha comenzado la carrera por las otras candidaturas y cada partido (junto con Morena) tienes sus propias propuestas.

 

Una de las principales candidaturas para la izquierda partidista es la de Jefe de Gobierno del Distrito Federal, este espacio se ha mantenido desde 1997, la primera ocasión que los capitalinos pudieron elegir a su poder ejecutivo, otorgando al PRD la oportunidad de gobernar el centro político y económico más importante de México. Desde entonces ha sido este partido el que ha detentado el poder no sólo en el ejecutivo, también ha alcanzado una importante mayoría en la Asamblea Legislativa lo que le ha permitido la ansiada gobernabilidad, pero estos años en al frente del D.F. también le ha significado un desgaste.

 

Curiosamente el voto de los habitantes de la Ciudad de México suele ser diferenciado en coyunturas importantes, si bien en 1997 el PRD ganó de manera cómoda, para el año 2000 el “efecto Fox” por poco y le significa al perredismo perder la ciudad frente al Partido Acción Nacional (PAN). Para 2006 el escenario fue más relajado debido a que el “efecto AMLO” le otorgó una holgada victoria al PRD y sus aliados pasando literalmente por encima de los abanderados del PAN y del PRI. Empero, el panorama para el 2012 se muestra complicado para la izquierda, el PRI se muestra como la amenaza más importante para el PRD, el plus que puede tener el Revolucionario Institucional es Beatriz Paredes Rangel, quien se asoma como la posible candidata. Ante esta situación los partidos de izquierda ya comenzaron a barajar sus cartas, comienzan a sonar nombres como Alejandra Barrales, Martí Batres, Benito Mirón Lince, Mario Delgado, Porfirio Muñoz Ledo, Gerardo Fernández Noroña, sólo por mencionar algunos.

 

Ahora bien, bajo estas variables la pregunta inevitable es ¿quién es el mejor perfil para contender por la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal? La pregunta no es difícil, sino compleja simplemente porque quien sea el candidato o candidata, no va a dejar contentos a todos. Recordemos que Cárdenas obtuvo la candidatura frente a Muñoz Ledo en una elección interna medianamente tranquila, a su salida Cárdenas impulsó a López Obrador como abanderado pese a la oposición de figuras como Demetrio Sodi y de igual forma AMLO respaldó a Ebrard Casaubon, tanto Cárdenas como López Obrador gozaban de un amplio respaldo tanto en la militancia como en la ciudadanía, con Marcelo las cosas pintan muy distintas.

 

La corriente Nueva Izquierda no se va a quedar con las manos cruzadas e intentará presionar para que se le otorguen espacios importantes en el D.F., de entrada algunas delegaciones como Iztapalapa, Coyoacán y la Gustavo A. Madero y por qué no, tratando de impulsar a Carlos Navarrete como precandidato y después negociar una secretaría en el GDF. Por su parte el grupo de René Bejarano, Izquierda Democrática Nacional, buscará mantener sus bastiones a toda costa y recuperar el territorio perdido no sólo frente a sus opositores, también lo ante sus aliados.

 

Es así que los nombres como los de Martí Batres han perdido fuerza, el ex Secretario de Desarrollo Social parecía ganar un impulso con su destitución, sin embargo su aceptación ha venido a menos, aunado a ello la militancia ya no le cree el cuento de que es el delfín de AMLO. De igual forma su posible candidatura por otro partido se perdió una vez que se pactó la alianza total con PT y MC, finalmente si se decide la candidatura por encuesta sus posibilidades se reducen aun más debido a que los últimos estudios lo ponen por debajo de Alejandra Barrales y si es por consejo estatal, su grupo (Izquierda Social), no cuenta con los consejeros suficientes y no ha podido generar los consensos necesarios para negociar con otras corrientes.

 

Por su parte Benito Mirón Lince no acabó de despuntar, se ha ido desdibujando de la lista de aspirantes, además de perder el respaldo de algunos sectores de trabajadores, debido a hechos como la represión de los empleados de Atento, quienes intentaban ganarle al sindicato blanco la titularidad de sus contrato colectivo y no encontraron eco ni respaldo en el actual Secretario del Trabajo del D.F. Otro aspirante es Mario Delgado, el actual Secretario de Educación del D.F. quien siempre aparece en el penúltimo o ultimo lugar incluso lo superan personajes como Fernández Noroña, legislador polémico pero que hasta ahí se queda, ya que, para ser Jefe de Gobierno se necesita más que dar gritos y sombrerazos.

 

Finalmente se abre la oportunidad a Alejandra Barrales, quien al parecer tiene más posibilidades de ganarle al PRI la Jefatura de Gobierno, las encuestas la posicionan como el mejor perfil del perredismo, además cuenta con el respaldo de un número importante de corrientes dentro del partido y que a su vez tienen los consejeros necesarios para otorgarle la candidatura, aunado a ello, cuenta con un equipo joven y experimentado que la han mantenido al margen de cualquier conflicto. Sin embargo todavía falta mucho camino por recorrer, probablemente surjan más elementos en contra que a favor, pero lo que importa ahora es trabajar para garantizarle al abanderad@ de la izquierda (sea quien sea) una victoria contundente frente a un PRI, que ojo, también se ha sumergido en conflictos tanto en el D.F. y en estados como Chiapas por la alianza realizada con el PVEM y el Panal y tampoco se le muestran las cosas del todo sencillas.